Carta a mi hijo

Saludos a todos! Gracias por estar aquí, lo apreciamos de verdad. Sabemos que han viajado de lejos, o que han hecho sacrificios pequeños o grandes para poder estar aquí. Nuestro propósito es compartir con Mateo su pase de niño a hombre, siguiendo la tradición Judía. Me gustaría agradecer a Nina por su constante generosidad y por dejarnos usar su casa para este evento; a Sharon por todo el trabajo y esfuerzo que ha puesto para hacer que esta celebración sea memorable y por ser la amable anfitriona que es; a Mirei por su entusiasmo y apoyo a su hermano mayor. Además, gracias a mi hermano Paco por su cercanía a nuestra familia y por su apoyo en logística. Finalmente, me gustaría agradecer a Will por guiar a Mateo en este proceso. Realmente apreciamos que seas uno de sus mentores.

Por estar aquí con nosotros, les ofrecemos Luz. Compartir este momento con Mateo le traerá Luz a él y nos traerá Luz a todos nosotros. Están aquí para gozar de un regalo espiritual.

Mateo vino a nuestra vida y nos hizo sonreir. Hizo nuestro hogar mas feliz. Hizo nuestra familia extendida más feliz. Luz. Más Luz. Eso es lo que trajo con él a nuestro hogar.

Luego, creció y TODO cambió … De alguna manera … aún recibimos Luz de ti … a veces …

Mateo: Tratamos que te inereses en los deportes. Te hicimos probar el fútbol, y luego te pusimos en una liga de béisbol. Te interesaste más en béisbol hasta que pusiste un pie en el estudio de ballet. Todo cambió entonces y el resto es historia. Dijiste que querías ser un bailarín profesional de ballet y un coreógrafo. Tenías 10 años entonces. Ahora, hablas de danza y tecnología (robots, computadoras, ese tipo de cosas).

Es OK Mateo. Puedes cambiar tus puntos de vista. Puedes tener una idea de lo que quieres hacer con tu vida y luego cambiar de opinión. Tienes derecho de tomar tus propias decisiones, y luego cambiar de idea. Tienes el derecho de cometer errores.  A la vez, tienes que ser dueño de los resultados de tus decisiones. Hoy, que te conviertes en un hombre, empiezas a ser dueño de las consecuencias de tus decisiones.

Qué significa ser un hombre? Sé que estás aprendiendo al respecto en tu preparación para el Bar Mitzvah. La Cábala enseña que, cuando cumples 13 años, tus pecados te pertenecen a ti. Hasta ahora, tus pecados nos pertenecían a nosotros, tus padres. Tus errores se debían a nuestra incapacidad de enseñarte apropiadamente. De darte un mejor ejemplo. No más. Eres un hombre ya, y en las inmortales palabras de Ben Parker: “Con gran poder vienen grandes responsabilidades.” Ahora tu vida te pertenece; no la vamos a vivir por ti. Haces tu propio camino al andar tu camino.

Eso no significa que estás solo. Nosotros estuvimos, estamos y estaremos a tu lado siempre. Cuando necesites hablar, estaremos presentes. Cuando necesites sólo sentir nuestra presencia y saber que estamos a tu lado, en silencio, estaremos ahí.

Esta es tu madurez espiritual. Aún estás bajo nuestro cuidado y protección material hasta que cumplas 18. Ahora que entras en tu adolescencia, si te emborrachas, haces locuras y te arrestan, tus pecados son tuyos pero tu mamá y yo todavía tenemos que sacarte de la cárcel. (Así que no abuses, ok?)

Hay una canción de Pink Floyd llamada “Time”. Su letra se refiere a estar listo para la vida, usando tu tiempo para cumplir con tu propósito. Esta es parte de la letra:

“And then one day you find
“Ten years have got behind you
“No one told you when to run
“You missed the starting gun”

“Y luego un día encuentras
“Diez años están detrás tuyo
“Nadie te dijo cuándo correr
“Se te pasó el disparo de partida”

Roger Waters, el autor de estas letras, dijo que su madre siempre le había dicho que tenía que estar preparado para la vida. Un día se dió cuenta que la vida ya había empezado y que, listo o no, ya la estaba viviendo.

Yo sé que no te tocará esa experiencia. Empiezas tu vida de hombre bien preparado, con los grandes valores que haz desarrollado. Quiero pensar que nuestra guía y ejemplo ha contribuido a esto. Fuiste un muchacho noble. Te estás convirtiendo en un hombre noble.

Pensé en darte una serie de consejos y sugerencias. Luego me di cuenta que lo que quería decirte requeriría que escriba un libro. Te prometo que te diré todo lo que quiero decirte, pero no ahora. Sin embargo, te daré algunos consejos cortos.

Sigue a tu corazón. Ciegamente. Si sabes qué es lo que te dice tu corazón, no dudes, anda y persíguelo. Sin hacer preguntas. Funciona. Yo sé. Yo seguí a mi corazón y encontré a tu madre.

Si te gustan las enseñanzas y los principios de una sabio; sigue esos principios, no a la persona. Nosotros las personas tenemos defectos. Te vamos a decepcionar. No sigas a la persona, sigue los principios.

Sé un amigo y hermano de verdad. Se bueno con la gente que amas, amigos y familia. Sí, incluyendo a tu hermana. Recuerda, no dejamos a nadie detrás.

Busca conocimiento. Nunca dejes de aprender. La verdad te hará libre. Recuerda, sin embargo, que el conocimiento trae consigo responsabilidad. Tienes que cambiar tu comportamiento de acuerdo a lo que aprendes. Una vez que conoces la verdad, no hay excusas.

Tienes el poder para aprender y cambiar para mejor. Recuerda, “Con gran poder vienen grandes responsabilidades.”

Te quiero Mateo.

Tu papá.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *